masaje yoni barcelona
Blog de Tantra

Masaje Yoni en Barcelona

Dentro del amplio grupo de masajes eróticos específicos para mujeres, el masaje yoni, que se encuadra precisamente dentro del grupo de los masajes tantra para mujeres, es ampliamente reconocido por su eficacia para conseguir mejores y más duraderos orgasmos femeninos y facilitar la eyaculación femenina, entre otros muchos beneficios.

Masaje yoni, una vertiente del tantra para mujeres

El órgano genital femenino se denomina Yoni según la corriente del masaje tántrico, del mismo modo que Lingam es el nombre que recibe el aparato genital masculino. En estos términos podemos definir el Yoni como el templo sagrado en el que tiene lugar el abrazo a la varita de la luz, que es el Lingam. Los que practican el tantra, y por tanto el masaje Yoni y el masaje lingam, entienden su periplo vital como una experiencia en la que el placer y el sexo como técnica de unión entre la pareja es algo fundamental.

Concretamente, el masaje Yoni es hacer un masaje tántrico a la mujer, contando con la complicidad, el erotismo, el placer y el sentimiento de unión íntima con la pareja. Se utiliza este masaje para pasar momentos de verdadero placer, una experiencia muy sensual con la que acercarse el uno al otro. Debemos entender que su objetivo no es procurar el orgasmo, aunque este no se niegue, y no potenciarlo, sino controlarlo, para fomentar más el placer en las relaciones sexuales que se vayan a tener.

Cómo se hace un masaje Yoni

Comenzaremos este masaje colocando a la mujer tumbada boca arriba, centraremos la atención en la respiración para que vaya siendo cada vez más pausada y profunda, encaminada a la relajación.

Es importante crear un ambiente cómodo, cálido, procurar que la habitación quede tenuemente iluminada, podemos poner música tranquila y a un volumen bajo, velas y aromas que inunden la habitación sin saturar, y ser conscientes de que tenemos tiempo y nada nos va a interrumpir la sesión. También podemos tener una buena selección de aceites de masaje a mano, todo esto nos ayudarán a alcanzar una experiencia que debe ser inolvidable.

Masaje tántrico para mujeres, la evolución de la sexualidad femenina

La mujer tumbada con las piernas abiertas se colocará almohadas y cojines para aumentar su comodidad, así como para elevarla un poco con el fin de que pueda observar sus propios genitales sin esfuerzo.

Por su parte, la pareja (o la masajista tántrica) se sentará entre sus piernas y comenzará a realizar movimientos circulares, suaves y repetidos, con sus manos impregnadas en aceite para que el rozamiento fluya mejor, masajeando todo el cuerpo sin llegar a las zonas erógenas. Solo cuando, por su respiración, notemos que está completamente relajada, empezaremos a masajear levemente las zonas íntimas.

El masaje debe recorrer las piernas, el estómago, el pecho, senos, clítorisvagina, ano, y poco a poco, cada vez con más tiempo e intensidad, el masaje se irá centrando en el Yoni.

Se verterá aceite sobre el monte de venus y dejaremos que gotee hasta los labios de la vagina, masajearemos entonces los labios superiores de arriba abajo, aplicando la presión que nos aconseje la protagonista, con los dedos índice y pulgar de arriba hacia abajo.

El punto de mayor placer, el sacta santorum del Yoni es el clítoris, un órgano que es hasta cuatro veces más sensible que el órgano sexual masculino. Aquí podremos detenernos y jugar aplicando distintos tipos de presión, con movimientos circulares en uno y otro sentido de las agujas de un reloj.

Después podremos introducir el dedo corazón en la vagina y doblarlo hacia la palma de la mano con suavidad hasta dar con una zona esponjosa, reconocida por ser el punto G de la mujer. Si presionamos y giramos con suavidad nuestro dedo por esta superficie, puede alcanzar el más intenso de los orgasmos con la posibilidad de que eyacule, pero como hemos indicado este no es el objetivo, así que, según las señales que nos vaya dando, podemos aflojar el ritmo y la presión, y continuar durante más tiempo con el juego, retardando un poco más la explosión final de placer.

Podemos incluso masajear el ano con mucho cuidado y con el ritmo que nos marque nuestra compañera, con movimientos circulares estaremos ofreciendo otro tipo de placer, mezcla de excitación y relajación.

Para finalizar, no olvides que puedes reservar el masaje para mujeres con tu masajista madura en Barcelona, para disfrutar de toda la experiencia, la madurez y profesionalidad que te mereces en un masaje tan íntimo como el del yoni o zona sagrada. Contancta mediante el formulario.

También puede gustarte...